Bestialidad, bestialismo y zoofilia

Publicado: febrero 10, 2010 en bestialidad, bestialismo, Nicola Lococo, zoofilia

Ayer me enteré de que la zoofilia se había prohibido en Holanda, tierra que ya en tiempos del marrano Spinoza tenía merecida fama de libertad, respeto y tolerancia para con las gentes, ideas y costumbres que en el resto de Europa eran motivo de purga, persecución o condena. Qué episodio de la historia entonces, me he perdido, que hasta hace dos días todavía mantenía dicha tendencia permitiendo el consumo lúdico de drogas, la fraternal práctica de la eutanasia, o la profesionalización de la prostitución, entre otras.



Entre los humanos civilizados, además de comérnoslos por gula y placer, los animales también se pueden comprar y vender como si fueran esclavos y simples mercancías con las que comerciar, nos está permitido hacerles trabajar con y para nosotros como si pertenecieran a la clase trabajadora pero sin derechos sindicales, les podemos usurpar sus productos de leche, lana, huevos, miel, seda…con la misma facilidad que el gobierno nos expropia el sueldo con continuas subidas de impuestos. 
Para ello no dudamos en hacinarlos en granjas donde transcurren su perra existencia hasta que desesperados se suicidan, mueren de pena o acaban sus días en forma de croqueta, se les puede matar unicamente para lucir sus pieles por status social, se los puede usar como conejillos de indias para experimentos médicos y prácticas militares de futuras torturas como se hace con indigentes y presos, se los extermina para rapiñarles su preciado marfil, o sus distintas partes que gozan de fama afrodisíaca. 
Podemos divertirnos con su situación ridícula en el circo, disfrutar sádicamente de tenerlos a merced de nuestros cachorros en el zoo, podemos confinarles en reservas antinaturales para incordiarles con safaris pseudocientíficos, y practicar deportes como la caza y la pesca, se les puede hacer sufrir con motivo de la fiesta nacional, se les usa como compañía de ancianos, como auxiliares de personas con discapacidad, como terapia para autistas, enfermos y deficientes mentales, se les entrena para salvamento de personas, detección de drogas, etc. 
Entonces, qué componente moral comporta la práctica sexual con animales que no tenga el trabajo, el comercio, la ciencia, la tortura, el divertimento, el lujo, y demás prácticas apuntadas…
Esta es la pregunta que he formulado la pasada noche a mi hermana Lamía que en paz descanse, la única  gata que yo conozca que alcanzó estudios universitarios, y me ha respondido a su manera que, le parece muy bien que se prohíba el bestialismo, pero que preferiría se impidiera antes la bestialidad. ¡No le falta razón!

Nicola Lococo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s