La FAO y el canibalismo

Publicado: febrero 1, 2009 en Canibalismo



La FAO anda reunida por enésima vez para analizar, estudiar, calibrar, estadisticar, tasar, medir, pesar, sopesar la realidad del hambre en el mundo, empeño que requiere de infinidad de congresos, seminarios, charlas, ponencias, conferencias y cuantiosas dietas – paradojas de la vida – todo para decirnos que queda mucho por hacer. Tiene gracia la cosa: antaño, bastaba con rebañar bien el plato porque… efectivamente no hay mejor modo de acabar con el hambre en el mundo, ¡¡que comiendo!!.

Con ésta reflexión en la cabeza, me hago eco del planteamiento materialista del antropólogo M. Harris, quien en su prestigiosa bibliografía, da suculenta cuenta de los distintos tabúes culinarios, hindues, judíos y musulmanes, así, como del canibalismo en civilizaciones tan avanzadas como la Azteca, fenómeno este propio que aparece en condiciones donde se carece de un aporte proteínico directo y abundante, que no procuran plantas y vegetales. Así, disfrazado de rito, sacrificio y tributo a reyes y dioses, escondería la necesidad de una determinada sociedad y de sus élites por hacerse acopio de calorias, no ya para la supervivencia, cuanto también para mantener su hegemonía social, política y económica.

Henos aquí que sin comerlo ni beberlo, el canibalismo que hoy por hoy es la mejor forma de comernos unos a otros sin necesidad de formación ni estudios a diferencia de la antropofagia, podría presentársenos como exquisita receta apetecible, para solucionar el problema, siempre y cuando fuéramos capaces de alimentar su apetito en cuantos padecen el azote del hambre y no meras ganas de comer… unos 1.000 millones de personas. En una o dos generaciones habríamos terminado con el hambre en el mundo, pués es de suponer que la mitad de ellos se comería a la otra mitad en varios ciclos hasta que su número fuera tal que no pudiéramos prescindir de ellos, amen de no poner en riesgo nuestro sistema de producción. Sería entonces cuando para apaciguar su ferocidad exacerbada por el continuo consumo de carne, habría que reeducarles en la dieta mediterránea, y el régimen vegetariano, aunque es posible que se rebelasen de nuevo con una huelga de hambre indefinida.

Nicola Lococo
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s